sábado, 17 de enero de 2009

Cómo manejar el rechazo

Parte del trabajo de vender algo consiste en saber manejar el rechazo. Es siempre maravilloso cuando un cliente dice: "¡Qué contento que estoy de verlo. Es justo lo que necesitaba!" Pero la ley de los grandes números dice que la mayoría de las personas con las que usted hace contacto no son tan entusiastas. Hay demasiados anuncios y peronas tratando de hacernos gastar dinero, por lo cual la mayoría de nosotros nos ponemos en guardia cuando un vendedor trata de vendernos algo.

Esto no quiere decir que nos disgusta el vendedor. Un buen vendedor sabe que los clientes no son "fáciles". Por eso el buen vendedor trata de ponernos en una buena sintonía para poder explicarnos con claridad cómo lo que él vende va a ayudarnos a solucionar nuestros problemas.

Pero no importa qué es lo que usted vende. El rechazo es parte del juego. Entienda que las personas no lo rechazan a usted como persona; lo que rechazan es la situación. En muchos casos, simplemente no están listos para comprar ahora. "No" muchas veces significa "No por ahora". Una semana, un mes, o un año después, el cliente que rechazó su oferta puede volver a buscarlo para comprarle.

No hay comentarios: