sábado, 13 de junio de 2009

Las palabras hacen la diferencia

Cuando usted habla con un cliente, ¿qué diferencia pueden hacer algunas palabras? Mucha diferencia, sin duda. Considere las siguientes frases:

"Se nos terminaron."
"Recién vamos a tener el mes que viene."
"Lo único que nos quedó es este modelo anterior."

Ahora vea las siguientes frases:

"¡Hemos vendido hasta el último que teníamos!"
"Los estamos vendiendo a una velocidad tan grande que no alcanzamos a conservarlos en el depósito ni siquiera un día!"
"Tenemos disponible un modelo alternativo que es excelente."

Usted puede notar que cambiando unas pocas palabras cambia por completo el mensaje que el cliente va a oir. Cuando enfatizamos las palabras correctas con el tono de voz apropiado, el resultado va a ser un mensaje positivo. Aquí tiene algunos ejemplos adicionales;

Cambie:
"No puedo hacerlo" por "Lo que puedo hacer es esto."
"Usted tendría que haber…" por "Me gustaría recomendarle que de aquí en adelante…"
"No es mi culpa" por "Déjeme ayudarle a resolver esto."
"No sé" por "Déme media hora que se lo averiguo."

Estos cambios pequeños y sutiles hacen una diferencia en el mensaje que su cliente va a oir. Practique usarlas y observe cómo sus clientes responden de una manera más positiva.