lunes, 26 de julio de 2010

Venda a cada cliente como él quere que le vendan

Los clientes quieren sentirse cómodos durante el proceso de venta. Cada cliente desea que le vendan en una forma que se adapta a su forma de ser. Hay cuatro tipos comunes de personalidad entre los clientes: expresivo, constante, dominante y analítico.

Las personas expresivas ven el mundo bajo un prisma positivo. Se sienten cómodos socialmente y les gusta interactuar con los demás. Por lo general, les gusta el reconocimiento y buscan situaciones en las que puedan ser el centro de la atención. Los clientes expresivos quieren que el vendedor muestre interés en ellos como personas. Les gustan las presentaciones entretenidas. No los apure para que decidan. Déjelos hablar mientras intenta llevarlos a un acuerdo con usted.

Las personas que caen en la categoría "constante" son positivos como los expresivos. Sin embargo se sienten más cómodos "detrás de la escena", no en el centro del escenario. No toman riesgos y habitualmente se resisten a los cambios. Quieren que les vendan en una manera que no se sientan amenazados. Deben verlo a usted confiable y creíble. Asegúrese de escucharlos con atención y sea sincero.

Los dominantes son por lo general muy suspicaces. Creen que todo el mundo está intentando sacar ventaja de ellos. No quieren perder el tiempo y quieren ir "al grano" en seguida. Por lo general deciden rápido y difícilmente vayan a cambiar de idea. Una persona dominante puede comprarle a un vendedor que está bien preparado y organizado. Con esta clase de clientes, el vendedor debe ser directo e ir al grano. Quieren un vendedor que responda a las ideas de ellos. Asegúrese que sus evidencias sean contundentes y brinde todas las referencias que pueda.

También los "analíticos" son suspicaces. Sin embargo son muy detallistas. Los analíticos son perfeccionistas y adoran los hechos y los detalles. No muestran demasiado sus emociones, y tampoco les gustan as personas que lo hacen. Las personas analíticas esperan que usted les brinde muchísima información. Quieren que usted esté bien preparado, y que sea riguroso. Haga preguntas claras y lógicas. Por sobre todo, evite presionarlos, y bríndeles tiempo para pensar.