jueves, 5 de mayo de 2011

¿Por qué no te callas?

¿Por qué es tan difícil para los vendedores frenar sus lenguas y permanecer en silencio?

Los mejores vendedores conocen la importancia de usar el silencio en el transcurso de una conversación de ventas. Aquí tiene seis situaciones en las cuales conviene quedarse callado en una conversación de ventas:

1. Inmediatamente después de haber hecho una pregunta al cliente.
2. Cuando un cliente expresa una objeción.
3. Después de pedirle al cliente que compre.
4. Cuando parece que el cliente tiene algo para decir.
5. Cuando usted se da cuenta que está hablando demasiado sobre las características de su producto.
6. Después de haberle proporcionado una cantidad considerable de información para que procese.

Esté atento a estas situaciones en sus próximas reuniones o llamadas de ventas. Cuando se produzcan, pare de hablar y empiece a escuchar.